¿Cómo debemos actuar cuando nos enteramos que nuestro hijo o hija está apostando?

En los últimos años, las apuestas deportivas y otros juegos de azar online se han convertido en una actividad muy popular entre adolescentes jóvenes, y esto ha hecho que se incrementen los problemas relacionados con el juego en esta población. Todo el mundo sabe que, tanto los juegos de azar online como el acceso a los salones de juego o casas de apuestas está prohibido para menores de edad, pero aún así, nos encontramos con un inicio cada vez más temprano de su uso.

Teniendo en cuenta la vulnerabilidad propia de la etapa adolescente, la facilidad para acceder a esta nueva modalidad de juego y la multitud de medios de promoción que encontramos en nuestra vida diaria, es necesario que, a nivel familiar, contemos con las herramientas apropiadas para prevenir y combatir los posibles problemas que puedan surgir.

Muchas veces no sabemos cómo afrontar ciertas situaciones que nos preocupan y tendemos a evitarlas por miedo a equivocarnos. Sin embargo, si no las abordamos puede que se vayan agrandado o enquistando, ya que es difícil que se resuelvan por sí mismas. Si sospechamos que una persona adolescente puede tener problemas relacionados con las apuestas deportivas u otros juegos de azar online, el primer paso que tenemos que dar para hacer frente a la situación es propiciar un acercamiento, generando un clima de confianza y complicidad.

Suele ser habitual entre padres y madres pensar que dialogar con nuestro hijo o hija es complicado y que probablemente nos lleve a una discusión, pero no siempre tiene porque ser así, y aunque lo sea, es mejor intervenir. Tenemos que dejar atrás nuestros prejuicios y miedos y atender el problema, ya que cuanto antes lo hagamos más fácil será abordarlo y más posibilidades tendremos de reducir las consecuencias negativas que se puedan ocasionar.

Antes de hablar es conveniente dedicar un tiempo a preparar aquello que queremos comunicar, teniendo en cuenta que tendremos que usar un lenguaje adaptado a su edad. Es necesario conocer cuáles son las señales de alarma que nos pueden indicar que los y las adolescentes pueden estar iniciando una conducta adictiva, así como, recabar información sobre los riesgos y los efectos que conllevan los juegos de azar online.

Es importante encontrar el momento oportuno para conversar, en un espacio tranquilo y con un estado emocional calmado, sin dejarnos llevar por la rabia o la angustia. No obstante, si la situación ideal no surge, hay que actuar manteniendo una comunicación asertiva. Dependiendo de la edad y de la situación se puede sacar directamente el tema o aprovechar algún anuncio, o conversación para dar una dimensión ajustada al problema y mostrar nuestra oposición al juego. 

En nuestra intervención deberemos expresar nuestra preocupación por las posibles implicaciones y riesgos, intentar conocer los motivos que le han llevado a acudir al juego e indagar la frecuencia con la que lo hace. Se trata de mantener una conversación fluida y abierta sobre los juegos de azar, escuchando sus planteamientos y desmintiendo ideas o creencias erróneas con naturalidad. Debemos esforzarnos en evitar que parezca un interrogatorio incómodo y en no dramatizar.

Es esencial que mientras dialoguemos, creemos un espacio para que ellos o ellas se expresen y tratemos de mantener una escucha activa, sin juzgar, intentando empatizar con la situación a la que se están enfrentando y mostrándoles comprensión y apoyo. Tenemos que ser conscientes de que el objetivo es establecer una relación de confianza e intentar no culpabilizar a nadie sino promover la búsqueda de soluciones. 

Ahora bien, si llegase a darse una situación compleja, ante la duda o dificultad para hacer frente a esta problemática, se recomienda consultar con profesionales para recibir un asesoramiento adecuado. Desde el Servicio de Prevención de Adicciones podemos apoyaros, estamos a vuestra disposición para orientaros a prevenir, detectar y abordar los problemas relacionados con las apuestas deportivas y otros juegos de azar.

Natividad Arjona Muñoz

Psicóloga y Orientadora Familiar del Servicio PAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *