Consumo de ‘cannabis callejero’: ¿necesitamos más información para decir ‘no’?

Hace unos días, se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional  norteamericana, “Cannabis and Cannabinoid Research”, un artículo sobre la marihuana adquirida y consumida en las calles de Madrid. Esta revista se dedica,  principalmente, a publicar los estudios, avances y descubrimientos de los principios activos de la especie vegetal “Cannabis sativa” y su posible  empleo en el tratamiento de patologías en el ser humano.

Ya conocíamos las “virtudes” y “composición” del otro gran  derivado del cannabis que es consumido tanto por adolescentes, jóvenes y adultos en la capital, el hachís, por la publicación en 2019 en la revista científica,” Forensic Science International”, con la  presencia de bacterias y restos fecales, hongos y adulterantes, que hacen que más del 80% de esta droga de abuso, no sea apta para el consumo humano.

En este artículo recién publicado,  los científicos, que han empleado las técnicas de análisis más modernas, han sido muy contundentes. Más del 60% de la marihuana adquirida y consumida en las calles de Madrid, no es apta para el consuno, en ningún caso ni por ninguna franja de edad.

Hay presencia de adulterantes, con el fin de aumentar el peso y/o el volumen de las muestras,  elevada concentración de THC y escasa o nula presencia de CBD, lo que le confiere la categoría de marihuana recreativa y, en ningún caso, terapéutica. Pero, sobre todo, la sublime presencia de especies fúngicas (hongos), algunas de ellas toxigénicas y responsables de reacciones alérgicas e infecciones que pueden resultar fatales para el individuo, en las muestras analizadas, dan estas cifras de inaptitud para el consumo humano. 

Si a todo esto le sumamos que más del 50% de las urgencias psiquiátricas atendidas en los Centros de Salud y Servicios de Urgencia de Hospitales en España se debe al consumo de derivados del cannabis, nos podemos hacer la siguiente pregunta: ¿Necesitamos, entonces, más información para decir de una vez y para siempre, NO A LOS PORROS?

Yo creo sinceramente que no.

Dr. Manuel Pérez Moreno.

Doctor en Ciencias de la Salud, Farmacéutico y profesor de Farmacología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *